lunes, 18 de septiembre de 2017

PASEOS DE VERANO. COMILLAS, JUNTO A LA PLAYA

Domingo, 17 de septiembre. SIEMPRE SE DESCUBRE ALGO NUEVO

Hoy, el plan -con este día de “huevo frito con lluvia” o “nubes y claros”- era salir, entre escampe y escampe,  a ver si había algo nuevo en las inmediaciones.

En el muro de la playa, por la parte de la arena, entre La Caracola y la salida junto al puerto, había todo un plantel de hierbas y plantas, unas conocidas, otras desconocidas…

HINOJO MARINO, LA MÁS FRECUENTE EN LA PARED


Recuerda al hinojo que crece tierra adentro, pero de textura más gruesa (carnosa). Sin embargo, si espanzurras algunas de las bolitas de la flor, huele a anís, como su pariente de interior. Y recuerda a los anises que comprábamos de pequeños en las pastelerías, pintados de colores.

HIERBA PEJIGUERA, EN UN JARDÍN ABANDONADO


La había visto en terrenos baldíos antes, pero nunca en un jardín junto a la playa. Las flores son rosadas, blancas o verdosas.


AVES EN LAS INMEDIACIONES

ESTORNINO


Reconocible por su voz estridente y chillona. Es frecuente verlo ahora en compañía de sus congéneres sobre los cables de la luz o las antenas de televisión, preparados para emigrar ¿. Leo que imita muy bien los sonidos de otras aves.

LAVANDERA



Blanca y negra, es fácil de reconocer por el movimiento de su cola, arriba y abajo, en tierra.

Como dicen los hermanos Torres ("Siempre hay un buen motivo para cocinar"), siempre hay un buen motivo para salir a la calle a descubrir, y a aprender, algo nuevo...

lunes, 11 de septiembre de 2017

PASEOS DE VERANO. SANTANDER, CERCA DE CASA

FLORA EN LA CALLE CISNEROS


En Cisneros 72, junto a la Escuela Oficial de Idiomas, dos agapantos han colonizado el tejado. En la calle, aligustres del Japón. Siempre me han parecido unos árboles aburridos y monótonos. Como los nísperos…


En la esquina del Pasaje de Recaredo, cordilines y más agapantos (también llamados “lirios africanos”), esta vez plantados por los jardineros municipales. ¿Se habrán puesto de moda…?


Y una excursión "en rampa" desde la plaza de los Remedios...


La cinta transportadora va muuuuy despacito. Son 4 tramos de rampas hasta el colegio de La Anunciación. Una andada hasta el colegio San José y, de nuevo, la rampa mecánica.


Dejo atrás una semicircunferencia con unas lavandas en flor y un aligustre. Luego, vienen tres rampas más en la calle Vista Alegre. La carretera está recién encintada; las baldosas de la acera, aún inmaculadas,  y hasta los edificios se ven más limpios, como si también se hubieran sumado al guapeo (yo creo que han aprovechado para pintar las fachadas...).


Tras este último esfuerzo, llegada a Los Salesianos y la cuesta de la Atalaya. Unos parterres que incluyen agapantos, rosales y arces dan un toque de color. Elena Quiroga hubiera flipado




Antes de bajarme, tomo una foto de la “punta de flecha” de Los Salesianos. El otro día, desde el barco de Los Reginas,  y desde el Centro Botín, sobresalía junto a la torre/aguja de Los Jesuitas...





lunes, 4 de septiembre de 2017

PASEOS DE VERANO. POR EL VALLE DEL NANSA, EN CANTABRIA

Para preparar una ruta con familias el sábado 2 de septiembre, vamos primero a ver cómo está el camino y a preparar posibles paradas donde “coleccionar” emociones en forma de colores, aromas, sonidos o tactos, y ponerlas por la tarde en palabras e imágenes…


Martes, 29 de agosto de 2017

Salimos de la plaza de Numancia, en Santander, sobre las 8.45 horas. Vamos por autovía (en dirección a Unquera) hasta la salida 269 en Los Tánagos/Pesués, y buscamos luego Puentenansa; llegamos a San Mamés sobre las 10.15 horas. Lo primero que se oye al bajar del coche, pajaritos y un arroyo.


Alrededor de San Mamés. Ir leyendo el paisaje

Nuestra ruta será un paseo circular de unos 2 kilómetros  que rodeará el pueblo por arriba (San Mamés está a 1.032 metros sobre el nivel del mar).

Dejando a la izquierda un bebedero, y subiendo un poquito por un camino de cemento estriado, entramos en un robledal. (Quercus robur, roble o cajiga). Por él se desplaza ganado doméstico (las bostas de caballo y las plastas de vaca así lo atestiguan). Al pararnos a escuchar los sonidos del bosque, oímos un arrendajo: lo llaman “el chivato del bosque”.


Los árboles están cubiertos de líquenes, “el alga de tierra”. Un indicador de que el aire aquí es puro. Caminamos sobre un lecho de hojas secas cuyo sonido nos recuerda el otoño y la vuelta al cole. El tacto de la corteza del roble es áspera aunque, a ratos, me recuerda la textura del corcho del alcornoque. El sendero, a los lados, está repleto de moras maduras.


Llegamos a una bifurcación y cogemos el ramal ascendente, marcado por un acebo de hojas de charol. Más arriba, encontramos un espacio abierto, una campa desde la que se divisan las montañas lejanas. El campo está todo levantado, hollado por jabalíes en busca de raíces y tubérculos. Han hecho un estropicio. Sin embargo, descubrimos unas cuantas flores de olorosa manzanilla.


Enfrente, una mata de tojos (escajos por otro nombre) en flor (amarilla). Dice el dicho: “Donde entra el tojo, no entra vaca”. No me extraña. Son bastante “pinchudas”. También vemos manchas de brezo, y rosal silvestre, con los frutos enrojecidos (el llamado “tapaculos” porque provoca estreñimiento, a pesar de su vitamina C).


Siguiendo un curso de agua, a veces subterránea, fresnos y sauces. Los juncos y la salicaria también nos indican que el terreno es húmedo. Así como la hepática blanca y los berros.


En un cruce lleno de helechos ya se divisa el pueblo, por detrás. Bajamos por un camino de cemento estriado, muy útil para no resbalar en invierno…


Una vez en Pejanda, en Casa Molleda (el techo repleto de rabeles), paramos a tomar un refresco antes de volver a casa. Ya de bajada, nos detenemos en el – para mí, fascinante- embalse de La Cohilla; siempre me ha parecido una obra de ingeniería extraordinariamente bien integrada en el paisaje. El espacio hasta el inicio de la  vegetación muestra la falta de agua que sufrimos este verano.


SABER MÁS

www.nansanatural.es. Experiencias rurales para conocer y sentir el territorio.

http://posadacasamolleda.com. Casa Molleda, un clásico en Pejanda y en el valle de Polaciones.

P.D.

El sábado 2 de septiembre, por la tarde, en el taller “Los sentidos del bosque” recitamos el romance de La loba parda, en una versión de 1934, recogida por José María de Cossío en la cercana población de Belmonte.

También leemos el relato Las hadas de Bustillo, adaptado al lugar: ahora, son las hadas de “San Mamés”.



Lo mejor: las opiniones de los participantes sobre la experiencia: "Me ha enseñado cosas nuevas y me ha hecho pensar.  Voy  a mirar a la naturaleza diferente a partir de ahora"...



Y el vídeo de recuerdo... https://www.youtube.com/watch?v=bHGbRdn8-8U&feature=youtu.be. Los sentidos del bosque. Nansa Natural. Experiencia del 2 de septiembre de 2017.

Lo siguiente, celebrar el Día Europeo del Patrimonio, el 23 de septiembre...






lunes, 28 de agosto de 2017

PASEOS DE VERANO. APRENDIENDO DE LO CERCANO. FLORA EN SOLARES

Es muy entretenido tener, o vigilar, un pedazo de tierra sin nada (el jardín de la reina Eleonora de Winchester solo tenía 2 metros de largo por 2 de ancho) y ver cómo, poco a poco, va cubriéndose de plantas…

CÓMO SE COLONIZA UN TERRENO

Las primeras especies que llegan se llaman pioneras o colonizadoras: crucíferas amarillas (erísimo, hierba de Santa Bárbara, samarillas…), avena loca, tomillo o tréboles. El cenizo es a menudo una de las primeras plantas en aparecer en terrenos despejados...


A continuación, entran las edificadoras: jaras, jaguarzo…

Más tarde, las consolidadoras: retamas, genistas, piornos, rosal silvestre…

Es lo que se llama “sucesión ecológica”.

HERBORIZAR EN UN SOLAR: LAS PLANTAS ESPONTÁNEAS

Margaritas, dientes de león, mostacilla (brava), rábanos silvestres, ortigas, cebadilla de ratón, amapolas, malvas, mostaza silvestre, llantenes, cardo corredor, arvejas, zarzas, ailantos y adelfas son las primeras que salen en un terreno baldío, abandonado.

En un solar pueden existir de 10 a 300 especies botánicas distintas…

“OASIS” URBANOS: LOS ALCORQUES, TEJADOS Y VALLAS

Las plantas buscan cualquier lugar con un poquito de suelo (tierra) para echar sus raíces…


Son plantas frecuentes en los alcorques (hoyos hechos alrededor de los árboles para recoger el agua de lluvia): la cebadilla de ratón, el  llantén, la amapola o las crucíferas (flores con 4 pétalos en forma de cruz).


En los tejados: El liquen, la siempreviva (menor) y la  parietaria.

En  vallas y muros: musgos y líquenes, cebadilla de ratón, verbena u ombligo de Venus.

A partir de ahora, ya sabes: a ir mirando al cielo y al suelo, y a los laterales. El mundo está lleno de vida…,  si prestamos atención y observamos con cuidado.

PLANTAS ÚTILES DE CONOCER

Las ortigas


Cuánta gente se ha ortigado por no conocerlas y acercar su mano como si fueran margaritas… Sobre todo, si son ortigas “vivas” (la llamada Ortiga mayor o Urtica dioica, con pelos urticantes, o la ortiga menor o Urtica urens) y no “muertas” (del género Lamium, con hojas parecidas, pero sin pelos urticantes). Indican humedad y nitrógeno en el suelo.

Un remedio tradicional si te ortigas es aplicarte baba de caracol.

El ombligo de Venus


Quitándole la piel de la cara superior, se aplica para sanar cortes. Es planta cicatrizante que crece en muros y vallas.

Las adelfas


A veces se ponen en los jardines -por desconocimiento-, porque solo se fijan en sus flores. Pero son plantas venenosas.

PÁJAROS FÁCILES DE RECONOCER

Las más habituales en parques urbanos son el gorrión, el mirlo, la urraca, el estornino, el petirrojo y el carbonero. ¡Fíjate!

EL MIRLO



Cuando está asustado o quiere advertir, tiene un grito reconocible y agudo. El macho es negro con el pico de amarillo brillante.

LA URRACA


Su voz es desagradable y no  hay confusión posible.

SI QUIERES ATRAER PÁJAROS...



Plantas de semilla como el girasol, el cardo o la hierba del asno y arbustos como el serbal y el saúco son ideales para atraer pájaros (tordos y verderones anidan en majuelos, y en endrinos las currucas). La madera muerta también es muy atractiva para ellos ya que ahí encuentran muchos insectos. Si quieres tener habitantes en el jardín o en el balcón, ya sabes…



SI QUIERES ATRAER MARIPOSAS...

Les gustan las flores de: lavanda, madreselva, margaritas, tomillo, caléndula, malvas, arvejas, violetas, lantana…


Entre las flores silvestres: las de las ortigas, jabonera, centáurea o viborera.







lunes, 21 de agosto de 2017

PASEOS DE VERANO. SANTANDER, FLORA Y FAUNA CERCA DE CASA

JARDINES TRANSVERSALES A LA CALLE VIRGEN DE LA PALOMA


No sé si son producto de un diseño pensado o cada cual ha ido añadiendo y plantando lo que le apetecía, o ambas cosas...

En el primero, viniendo de Magallanes, hay una adelfa, un pitosporo, agapantos, hortensias,  un rosal respingado (no ha sido podado en años), un limonero (¿), un acebo y un laurel contra la pared del fondo.


El segundo, subiendo hacia la calle Cisneros, está compuesto de dos líneas de hortensias y, en medio, el prado con un rosal deslavazado y dos arbustos con flores moradas, que no sé cómo se llaman. Al final, una buganvilla cubre la pared lateral.


FLORA EN LA ASOCIACIÓN DE DESARROLLO LOCAL (ADL)

Nunca había ido a pasear por sus jardines, a pesar de que he acudido a las exposiciones del CDIS o a la propia ADL para temas de currículo u ofertas de empleo.

Cuando iba a observar con atención el jardín, me di cuenta de que acababan de segar, terminando con todas las hierbas silvestres; así que he tenido que esperar…

Unos días después, comienzan a aparecer en el prado: tímidas margaritas, algún diente de león, diminutas violetas…


En la parte de atrás, cubriendo la pared-muro de contención, un montón de correhuelas moradas, y hiedras trepadoras en diversos lugares. Eso en cuanto a plantas silvestres. Plantadas y de jardín, además de los socorridos agapantos, 3 magnolios, un tejo un poco ralo, una secuoya bastante perjudicada y 2 cordilines, entre otros.



FLORA SILVESTRE EN EL JARDÍN DE LA BIBLIOTECA MUNICIPAL

En Gravina, entre los bustos de varios varones ilustres…

TRÉBOL BLANCO


Dice el (diccionario) Covarrubias, “del nombre latino Trifolium”, trefol, tres hojas, “porque en cada ramita de las que producen sus tallos tienen tres hojas”. 

De suave olor, crece en grupos que alegran el verde de la hierba.

CORREHUELA


Es una trepadora-tapizadora, que se enreda y se desarrolla velozmente alrededor de, y entre otras plantas, ya sean setos o vegetación silvestre.

Y UN COLIRROJO


Me parece ver un colirrojo (veo los destellos de su cola). Si es tizón o real, eso ya es para nota…

De vuelta, una sugerencia...



lunes, 14 de agosto de 2017

PASEOS DE VERANO. COMILLAS, BUSCANDO CONCHAS

13 de agosto de 2017

La marea ya apenas deja ninguna. Recuerdo cómo me gustaban las de nácar cuando era pequeña, esas que se utilizaban en los botones de camisas y blusas, que variaban de color según les diera la luz.


Ahora tampoco veo pulgas de mar: recuerdo que algunas tenían “ojos azules”. De pequeña, con mi padre, también recogí caracolillos por las rocas (ahora está prohibido). Luego, los cocíamos con agua y sal y los sacábamos de sus cáscaras con un alfiler, algo tan entretenido como comer pipas.

En mi paseo de hoy… , solo alguna concha de lapa pegada a las rocas. En mi Guía de conchas de Cantabria, leo que en la playa de Comillas el “conchero es escaso o nulo”. “En Oyambre, bivalvos”. Habrá que darse un paseo por allí…


Al final de la playa, debajo de Joseín, unas algas -de las verdes- sujetas a las rocas, lo mismo que al otro lado de la playa, junto al puerto; pero no sé qué son: parecen tener unas vejiguitas de aire al final, como unas yemas de dedos…


Basura recogida

Al hilo de ir mirando las conchas en mi Guía, ya que me agachaba, he ido recogiendo los materiales que me ofendían: bolsas de plástico, algunos trozos de cristal más o menos pulido, los colores chillones de las bolsas de aperitivos, latas de refrescos, papel de aluminio de envolver los bocadillos… En Inglaterra, me encantó la manera de llevar los sándwiches: en una fiambrera/táper, partidos en 4, bien apretaditos, y sin plastificar.

Siempre, vaya por la montaña o la playa,  pienso lo mismo: si te traes el peso de la comida y la bebida, ¿no eres capaz de tirar los restos a una papelera o volvértelos a llevar a casa para tirarlos en tu basura…?


De hacer algo, hacerlo bien, ¿no…? Por ejemplo, si llevas el cartón al contenedor azul, mételo dentro (y no lo dejes mojándose fuera, que no sirve para nada) y, si es una caja, desármala para que no ocupe mucho espacio. ¿Lleva tanto tiempo...? ¿Es pedir mucho…?